Se escaparon de los militares, sobrevivieron en el medio de la selva, donde tuvieron a sus hijos, y luego se dedicaron a cambiar la forma de explotar la tierra, sin agredirla. Crearon la granja Naturaleza Viva (en Santa Fe), donde producen sin agroquímicos, con mayor calidad y de forma sostenible, demostrando imprescindible que resulta reconvertir el desarrollo rural ante la falta de perspectiva de futuro del modelo actual. Remo Vénica e Irmina Kleiner, una vida de película que ahora llega realmente al cine, de la mano del director Juan Baldana.